Paneles-FotovoltaicosDomtesol

La energía solar es la energía obtenida directamente del sol, bien en forma de calor o bien para ser transformada en electricidad. Por ello la energía solar fotovoltaica consiste en el aprovechamiento y transformación de la energía que recibimos del sol en energía eléctrica.

La radiación solar llega a las células fotovoltaicas, presentes y adecuadamente combinadas con otros dispositivos electrónicos y mecánicos, según las características deseadas, en los módulos fotovoltaicos que todos conocemos. Estas células producen una corriente eléctrica que puede consumirse directamente, almacenarse en baterías o adaptarse para ser incorporada a la red eléctrica.

El modulo fotovoltaico es así el componente básico, en su nivel, de la instalación fotovoltaica, con este o combinando varios de ellos y los materiales adecuados según nuestras necesidades específicas (conductores, lámparas u otro tipo de consumidores, soportes y estructuras, etc.…) ya podríamos disponer de energía eléctrica para algún fin concreto.

Evidentemente si nuestra demanda de energía es para otro tipo de servicio, como la alimentación de algún electrodoméstico, una vivienda o incluso una industria necesitaremos la inclusión de nuevos elementos en nuestra instalación básica. Para el consumo de energía con las características de la red eléctrica en España (230 V 50 Hz) bastara con que a nuestra instalación le añadamos un nuevo componente, el inversor, que acondicionara la producción del campo fotovoltaico a los requerimientos de nuestras instalaciones.

 DibijoAislada

Si además de ello necesitamos acumular la energía que produce nuestra instalación para gozar de cierta autonomía, bien para el consumo nocturno o para asegurarnos alimentación eléctrica a nuestros equipos en días de mal tiempo, incluiremos en nuestra planta generadora los acumuladores o baterías oportunos y un regulador que los proteja.

 

Todos estos elementos han de estar calculados y dimensionados para la instalación concreta que deseamos alimentar, de estos cálculos y de la calidad de los equipos elegidos dependerá la eficacia de nuestro sistema así como la eficiencia de este y su tiempo de vida óptimo. Por último, pero no menos importante, debemos añadir las adecuadas protecciones de nuestra instalación y de los equipos y materiales que la componen, así como del cumplimiento de normativas de esta, la más importante la de instalaciones generadoras incluidas en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión.