La energía solar fotovoltaica se utiliza generalmente para la electrificación de viviendas rurales, trasteros, garajes, almacenes, pequeños comercios aislados de la red eléctrica convencional, también se usa para calentar agua, la calefacción, el climatizar piscinas, la producción de calor para los procesos industriales, los sistemas de refrigeración, alumbrado...

El funcionamiento de las placas solares está basado en propiedades de determinados materiales para convertir la energía que proviene del Sol, en forma de radiación, en electricidad.

 

 

Accede a nuestra página para saber más sobre estas instalaciones

Saber más